FLOR DE ALBAHACA BLANCA

Es una de las plantas aromáticas más apreciadas por los gastrónomos del mediterráneo, donde se cultiva desde hace más de 2.000 años tanto por su aroma, penetrante y refrescante así como por sus propiedades medicinales. Las flores tienen un paladar dulce, refrescante y admite la posibilidad de combinarse con cualquier tipo de flor o hierba aromática. Lo que le confiere mucha versatilidad en la cocina ya que se puede utilizar tanto para ensaladas, fruta, quesos, asados de carne, salsas, sopas, tortillas y guisos.

Presentación: Bandeja

Conservación: de 2 a 6 grados en el frigorífico.

Consejo: Debe conservarse en el frigorífico dentro de envases herméticos, procurando consumirlo en pocos días, ya que se marchita rápidamente. No debe secarse ni congelarse porque pierde el aroma. Aunque se puede emplear para hacer cubitos de hielos con flores.

Disponibilidad: Verano-Otoño.