MALVAVISCO

Planta que están está desterrada de la cocina, cuando originariamente se empleaba para hacer caramelos, principalmente con la raíz, pero también con sus hojas, tallos y flores. En esta sección de aromáticas, el malvavisco se puede emplear como la salvia, aromatizando y espesando algunas sopas, caldos o aderezando estofados de carne. Su gusto acompaña al beneficio de aliviar el dolor de garganta, así que un caldo con hojas de esta hierva puede ser un placer para el paladar y más allá. Relaja, así que debe usarse con moderación. En crudo tiene un sabor algo áspero, y la primera reacción es una “sensación de tos”, principalmente por los beneficios que se ha mencionado anteriormente. Las flores tienen un cierto sabor a almendra. El día de San Blas en Euskadi hay tradición de preparar caramelos caseros de Malvavisco.

Conservación: de 2 a 6 grados en el frigorífico.

Consejo: Guardar en bolsa de plástico perforada. Las hojas cortadas de la planta se pueden mantener hasta 5 días en refrigeración, pasado los 5 días el sabor y la textura de las hojas comienza a deteriorarse.

Disponibilidad: Primavera-Verano. Raíces en invierno.