ACELGA SUIZA AMARILLA

Una variedad de acelga con un leve sabor amargo pero considerada como una de las “superverduras”. Se recomienda consumir las acelgas en fresco, los brotes pequeños, para aprovechar al máximo todas estas propiedades, pero también se puede consumir hervida. La versatilidad de la acelga, suiza o no, es muy amplia: revueltos, guisos, cocida, acompañamiento en platos con base de carne o pescado, arroces, pasta, wok, curry, salsas y cremas.

Presentación: Manojo o Bandeja, según tamaño.

Conservación: de 2 a 6 grados en el frigorífico, hasta cinco días como máximo, sin lavar y en una bolsa de plástico perforada.

Consejo: Para evitar que ennegrezcan durante la cocción, pueden tenerse previamente en agua un poco salada uno o dos minutos, o rociarse con jugo de limón o vinagre.

Disponibilidad: Casi todo el año.