ARMUELLE ROJO

armollas - bledos molles

Recuperamos este antigüo vegetal, la espinaca más antigua en Europa. Cuando las espinacas entraron en los huertos europeos en el siglo XVI, el armuelle se descartó, y desde entonces es algo de una delicadeza olvidada. No pudo competir con el suave sabor de la espinaca, productividad y su resistencia al frío.

Se puede consumir cruda o hervida en las mismas recetas que las espinacas. Y qué decir del colorido que aporta a las ensaladas o decoraciones de platos. Así se ha concluido que su aporte nutritivo es prácticamente idéntico al de las conocidas espinacas. Sus hojas se utilizan en ensaladas y como espinacas, siempre brotes jóvenes ya que si las hojas son viejas saben amargas y duras. Mejor comerlas cocidas o bien crudas en pequeñas cantidades.

Lo más llamativo de esta variedad es el envés, con un rosa terciopelo muy bello.

Presentación: Bandeja.

Conservación: de 2 a 6 grados en el frigorífico.

Consejo: Lavar las hojas con mucho cuidado, una a una (incluso si es la planta entera) y se depositarlas en bolsa o la lechuga entera en el frigorífico.

Disponibilidad: Casi todo el año.